Rutas Aragón

 

La teoría de las tres capas

Comparte :
teoria capas

La ropa que llevamos a la montaña es fundamental para afrontar una jornada de senderismo. Hoy vamos a hablar del concepto o teoría de las tres capas; es algo bastante conocido ya desde hace muchos años que, como casi todo en esta vida, también se ha puesto en duda, sobre todo con la llegada de nuevos materiales que hacen innecesario tal vez su uso. No obstante, vamos a explicar en qué consiste esta idea por si todavía no tienes claro qué ropa ponerte y de qué manera, sobre todo si estás empezando en esto de las caminatas y quieres hacerlo de la mejor forma posible.

La idea base es la que comúnmente se conoce como “vestirse como una cebolla”, es decir, cuantas más capas de ropa lleves más caliente te vas a encontrar. En este caso, estas tres capas deben cumplir varios objetivos: ser cómodas, dar calor, que transpiren y que sean impermeables. Vamos a ver cómo debe ser cada una de ellas para alcanzar la finalidad deseada: confort en la montaña.

La primera capa

Para la primera capa tienes que utilizar una camiseta térmica que te caliente pero también transpire, deberá ayudarte a mantenerte seco y que, al sudar, la humedad salga y no te quedes mojado y cojas frío. Es importante que se seque rápido y elegir la talla adecuada, ni muy grande ni excesivamente apretada, que quede ajustada para que se adapte como una segunda piel.

El material que debes evitar en estas prendas es el algodón, ya que se moja muy rápido y se seca muy lento. Hay prendas de diferentes grosores y puedes elegirlas en función de qué actividad vas a hacer, y también dependiendo de si son para unas mallas o para una camiseta, puesto que las piernas van a aguantar mejor el frío que el resto del cuerpo, sobre todo si se están movimiento todo el rato.

Forman parte de esta capa, pues, camisetas, mallas y guantes térmicos.

La segunda capa

La finalidad de esta capa consiste en retener el calor que tu propio cuerpo crea. La primera habrá expulsado la humedad pero con ésta se trata de que el calor se mantenga aunque te encuentres mojado por el sudor .

El PolarTec es uno de los tejidos sintéticos que más se emplea en esta segunda capa, dentro del cual hay distintos tipos: para mantener la ropa seca, para ofrecer el mejor aislamiento térmico o para repeler el agua al mismo tiempo que protege la temperatura. El PrimaLoft también se puede usar en esta fase, el calor que proporciona es similar al de las plumas.

Los forros polares, pantalones de trekking, gorros, guantes y calcetines conforman esta capa.

La tercera capa

Ya has conseguido estar caliente y transpirar. Con la tercera capa lo que tienes que hacer es aislarte de la lluvia, de la nieve y del viento. Puedes emplear prendas que te sirvan para todo eso, o diferentes para cada cosa. Eso sí, también deberán ser transpirables para eliminar el posible sudor que todavía quede de las capas anteriores.

Para el viento tienes el cortavientos normal y corriente y los softshells, que tienen también una capa de forro interior. En este caso, igual te sobraría la segunda capa. El corta vientos debe quedar ceñido al cuerpo para que haga bien su trabajo. En el caso de la ropa impermeable, uno de los tejidos más utilizados es el Gore Tex, del que también se encuentran varias modalidades. El Pro y el Standard son los más adecuados para salir a la montaña.

Además de estas prendas, incluirás en la tercera capa los pantalones, guantes y chaquetas impermeables.

Autor: Óscar

Apasionado de la naturaleza y el senderismo, paso horas descubriendo nuevos lugares de nuestra comunidad. ¿Me acompañas?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *