Rutas Aragón

 

Ropa impermeable ¿en qué debo fijarme?

Comparte :
ropa impermeable

Cuando salimos al campo para hacer una ruta de senderismo o ascender una montaña debemos ir preparados para cualquier tipo de meteorología. Ya hemos comentado en distintas ocasiones que, aunque las previsiones indiquen una cosa, tenemos que ser previsores y llevar ropa apropiada para todo lo contrario. Básico es tener ropa impermeable. Pero no toda vale.

Las chaquetas impermeables son básicas cuando se hace senderismo. Si no disponemos de ropa de este tipo, o la que tenemos no es de muy buena calidad, acabaremos calados hasta los huesos y al día siguiente, con suerte, tendremos sólo un catarro.

Características que debe tener la ropa impermeable

En primer lugar es importante señalar que la ropa impermeable debe ser, lógicamente, la que nos pongamos en último lugar. Si hace frío y llevamos varias capas, la que esté a la vista, la más externa a la piel, será la impermeable. Podemos dividir las chaquetas impermeables en tres niveles:

A prueba de agua y transpirables

Son las mejores y, obviamente, también las más caras. Si hacemos senderismo de manera habitual. Realizamos rutas largas y practicamos el montañismo, merece la pena hacer un esfuerzo económico y adquirir ropa impermeable de esta calidad. Cumplen una doble función, como su propio nombre indica: evitar que el agua cale y favorecer la salida del sudor. Dentro de este tipo se hallan los impermeables laminados y los inducidos. Los primeros son algo más caros por su probada efectividad contra la lluvia. Suelen llevar tecnología Gore – Tex. Los inducidos, siendo muy buenos, son algo menos efectivos en lo que se refiere a la transpirabilidad

Resistentes al agua y transpirables

Se sitúan éstas en un escalón inferior. La diferencia con las anteriores es que no soportan una gran cantidad de agua, es resistente hasta un punto de agua. Perfectas para lluvia ligera. Los famosos cortavientos entrarían dentro de esta clasificación.

A prueba de agua

Lógicamente son las más básicas. Como os decía en el primero de los casos, si hacéis senderismo de manera habitual, tratar de evitar una chaqueta de este tipo. El agua la resisten, pero el sudor estará encarcelado. Es decir, que, si llueve poco, estaremos calados de sudor. Y si el chaparrón es considerable, nos mojaremos de lluvia y sudor porque tampoco será capaz de controlar el agua.

Realizar un gasto importante en ropa impermeable nunca está de más. Una buena lluvia en medio de la ruta puede darnos un disgusto grande.

Autor: Óscar

Apasionado de la naturaleza y el senderismo, paso horas descubriendo nuevos lugares de nuestra comunidad. ¿Me acompañas?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *